Confort y salud

El descanso es fundamental para la salud de la madre, de la cual dependerá el correcto desarrollo del bebé. Los cambios fisiológicos y anatómicos que experimenta la mujer durante el embarazo afectan especialmente la zona lumbar, acentuando en muchos casos la lordosis ya existente, con los consecuentes trastornos posturales que derivan en síntomas como lumbalgia, ciática, estreñimiento, mala circulación, (manos, piernas y pies hinchados), incontinencia urinaria...
A medida que avanza el embarazo, la gestante encuentra difícil el descanso y ve reducidas sus opciones, al encontrarse impedida para adoptar la postura de tendida prono (boca abajo), generalmente a partir del segundo trimestre, cuando más lo necesita.

MamiRest UMA cambia radicalmente esta situación. Tumbada boca abajo, la futura mamá puede beneficiarse de las diferentes técnicas manuales que, aplicadas a su espalda, y gracias al apoyo uniforme que MamiRest UMA permite, le aportan un confort casi inimaginable. Gracias a esta posición, el bebé cambia fácilmente su orientación y puede acoplar su espalda al vientre de la madre, lo cual favorece su salida en el momento del parto. Esta colocación evita sufrimiento al bebé y hace que el parto sea más rápido y menos molesto para la madre. También desaparecen los típicos mareos que sufre la madre y la braquicardia del bebe por la compresión de la vena cava.

Preparación al parto

El cuidado y preparación al parto de la futura madre, además del ejercicio y una alimentación adecuada, incluye en muchos casos los tan deseados como necesitados masajes. Es en este punto, donde el hecho de no poder tenderse boca abajo para disfrutar del masaje de la espalda, supone el doble problema de la falta de alivio, así como el reajuste postural que evita deformaciones en la zona dorsal, favoreciendo así la salud de los órganos de la cavidad torácica, (corazón y pulmones) vitales para el sustento de la madre y el bebé durante el embarazo, (oxígeno y nutrientes que llegan a todo el organismo a través del torrente sanguíneo) y después garantizando un mejor funcionamiento de las glándulas mamarias, incrementando las posibilidades de poder amamantar con éxito al bebé. Dar el pecho con la cantidad y calidad suficiente potencia la autoestima de la madre y la salud y el bienestar físico y emocional de la criatura.

Me interesa

Incrementa exponencialmente el valor del servicio que tu usuario experimenta.